9 junio 2015

Entrevista al Dr. Dallari, responsable del servicio de anatomía patológica

Dr. Dallari 1Entramos en el servicio de anatomía patológica del hospital, el laboratorio donde se hacen sobretodo biopsias y citologías. Su director, el doctor Dallari nos explica su funcionamiento.

Aquí llegan una media de 100 casos de pacientes diarios.

¿Cuál es el proceso que sigue cada petición?

Lo primero que hacemos es registrar la muestra, identificarla y hacer el cortado. La parte de administración del laboratorio realiza todo el proceso de recepción de la muestra y luego ya se inicia la parte más técnica. Dependiendo del tipo de muestra el proceso variará. Finalmente el patólogo es quien hace el diagnóstico antes de que se entregue el informe.

Aquí, en el laboratorio, diferenciamos entre los procesos urgentes y los más rutinarios. En el caso de las muestras urgentes, que llegan a lo largo del día, se procesan durante la noche y así obtenemos el resultado al día siguiente.

Y en el caso de las biopsias también están las intraoperatorias …

En algunas cirugías es necesaria una biopsia intraoperatoria o biopsia por congelación que es un diagnóstico rápido para orientar al cirujano. Primero para saber si es benigno o maligno y después para saber hasta dónde debe llegar con el bisturí, si los márgenes están afectados o si hay que sacar más o menos tejido. Son situaciones de mucho estrés porque no puedes tardar dos horas en dar un resultado y esto también explica que los resultados de una biopsia intraoperatoria pueden ser modificados después con la definitiva.

¿Hay biopsias más complicadas?

Cada biopsia es como una persona, no hay dos iguales. No depende del tamaño que sea más compleja o no. Por ejemplo, hay biopsias de piel que piden más tiempo de proceso, necesita muchos más marcadores tumorales para definir si es maligno o benigno y por tanto más días para llegar al diagnóstico.

Por otra parte también hay otros que a simple vistazo al microscopio ya puedes adelantar un diagnóstico.

¿Desde que arrancó el laboratorio, en 1975, hasta ahora se ha notado cambios importantes en el comportamiento de la sociedad en temas de salud?

Lo que se nota especialmente es que los pacientes se preocupan más por su salud y el diagnóstico en una fase más inicial de las enfermedades es mucho mayor. Un ejemplo evidente lo tenemos en el cáncer de mama. También se han incrementado las biopsias cutáneas y la biopsia endoscópica tanto a nivel digestivo como respiratorio.

A nivel de laboratorio podemos decir que ha aumentado el uso de la imunihistoquímica no sólo porque han salido innumerables marcadores tumorales que ayudan a hacer un diagnóstico más fiable sino también porque con la genómica han tipificado nuevas variantes de la misma patología que responden a tratamientos específicos.

¿A la hora de hacer un diagnóstico las pruebas del servicio de anatomía patológica son siempre imprescindibles?

Prácticamente en el 90% de las patologías se necesita de un estudio citológico, histopatológico o biopsia. El servicio de anatomía patológica es el final del embudo del diagnóstico donde coinciden todas las demás especialidades esperando nuestra definición para saber qué hacer. En el caso de la patología tumoral somos imprescindibles.

En patologías inflamatorias no lo somos tanto porque entre la bacteriología y la analítica se puede hacer un diagnóstico final. En este sentido pero hay casos determinados de biopsias de piel que también necesitan de la definición de nuestro servicio para descartar que realmente sólo sean inflamatorias.

¿Quién integra el servicio?

Pues además del director contamos con 6 patólogos, 11 citotécnicos, además de personal técnico de laboratorio y administrativo.