23 agosto 2017
hospitalizacion delfos

Los días de permiso laboral por ingreso de un familiar

Nunca es una alegría para una persona tener que ser ingresada en un centro clínico u hospitalario, eso está claro. Como también es seguro que una de las cosas que más reconfortan al paciente es el hecho de tener a sus seres queridos cerca, acompañándole y haciendo más llevaderos esos momentos tan desagradables.

Para favorecer el acompañamiento familiar del enfermo, hay establecidos unos parámetros que dictaminan los días libres remunerados que cada persona dispondrá en caso de que un pariente sea ingresado.

Pero en primer lugar es imprescindible recordar que la Ley establece una diferenciación entre familiares dependiendo de lo cercana que sea su consanguinidad y su afinidad. Así, encontramos parientes de primer grado (padres, hijos, cónyuges, suegros, yernos y nueras) y de segundo grado (abuelos, nietos, hermanos y cuñados) como familiares más cercanos, mientras que más allá de esos dos niveles tendríamos ya a tíos, sobrinos, primos, etc.

Partiendo de esta clasificación, se determina que el trabajador cuyo familiar de primer o segundo grado sea víctima de un accidente o enfermedad grave, hospitalización o intervención quirúrgica sin hospitalización pero con reposo domiciliario, tendrá derecho a dos días de permiso retribuido. Además, se especifica que en el caso de que viva en otra localidad y deba hacer un desplazamiento para estar con su allegado, el trabajador dispondrá de cuatro días en lugar de dos. En este caso, la empresa puede exigir un mínimo de 200 kilómetros de distancia entre un lugar y otro para que se haga efectiva esta norma.

Además, y aunque el Estatuto no mencione estos puntos, los Tribunales de lo social han establecido que:

- El permiso no comienza obligatoriamente el primer día de hospitalización del familiar. Su derecho puede ejercerse en cualquier momento mientras dure la misma. Además, el alta hospitalaria no supone el fin de este derecho, ya que el alta que se computa es la médica.

- Se concede un permiso por cada hospitalización y por cada familiar, de manera que si el paciente vuelve a ser ingresado por la misma enfermedad, habrá un nuevo permiso para el trabajador.

- Los días son naturales y siempre deberán ser consecutivos. Sin embargo, esto puede verse modificado por cada convenio, que por ejemplo podría estipular que los días sean hábiles.

- Las parejas de hecho no se equiparan al matrimonio en términos de afinidad, pero este aspecto también puede variar por convenio.

Así pues, vemos que aunque muchos empleados desconozcan que gozan de este tipo de derechos, la Ley prevé una reglamentación para que el ingreso hospitalario sea un trago algo más agradable gracias al apoyo familiar.