Archivo de la etiqueta: diagnóstico

2 mayo 2018
Hospital Delfos_Autismo

¿Qué es el Trastorno del Espectro Autista? | Hospital Delfos

¿Qué es el Trastorno del Espectro Autista?

Los trastornos del espectro autista (TEA) son una discapacidad del desarrollo que puede provocar problemas sociales, comunicacionales y conductuales significativos.

A menudo, no hay indicios en el aspecto de las personas con TEA que los diferencien de otras personas, pero es posible que quienes tienen un TEA se comuniquen, interactúen, se comporten y aprendan de maneras distintas a otras personas. Las destrezas de aprendizaje, pensamiento y resolución de problemas de las personas con TEA pueden variar; hay desde personas con muy altos niveles de capacidad (dotadas, o gifted en inglés) y personas que tienen muchas dificultades. Algunas necesitan mucha ayuda en la vida diaria, mientras que otras necesitan menos.

Actualmente, el diagnóstico de TEA incluye muchas afecciones que solían diagnosticarse por separado e incluyen el trastorno autista, el trastorno generalizado del desarrollo no especificado de otra manera (PDD-NOS, por sus siglas en inglés) y el síndrome de Asperger. Hoy en día, a todas estas afecciones se las denomina trastornos del espectro autista.

Signos y síntomas

Las personas con un TEA a menudo tienen problemas con las destrezas sociales, emocionales y de comunicación. Es posible que repitan determinados comportamientos o que no quieran cambios en sus actividades diarias. Muchas personas con TEA también tienen distintas maneras de aprender, prestar atención o reaccionar ante las cosas.

Algunos de los signos comienzan durante la niñez temprana y, por lo general, duran toda la vida.

Los niños o adultos con TEA podrían presentar las siguientes características:

-         No señalar los objetos para demostrar su interés (por ejemplo, no señalar un avión que pasa volando).

-         No mirar los objetos cuando otra persona los señala.

-         Tener dificultad para relacionarse con los demás o no manifestar ningún interés por otras personas.

-         Evitar el contacto visual y querer estar solos.

-         Tener dificultades para comprender los sentimientos de otras personas y para hablar de sus propios sentimientos.

-         Preferir que no se los abrace, o abrazar a otras personas solo cuando ellos quieren.

-         Parecer no estar conscientes cuando otras personas les hablan pero responder a otros sonidos.

-         Estar muy interesados en las personas pero no saber cómo hablar, jugar ni relacionarse con ellas.

-         Repetir o imitar palabras o frases que se les dicen, o bien, repetir palabras o frases en lugar del lenguaje normal.

-         Tener dificultades para expresar sus necesidades con palabras o movimientos habituales.

-         No jugar juegos de simulación (por ejemplo, no jugar a “darle de comer” a un muñeco).

-         Repetir acciones una y otra vez.

-         Tener dificultades para adaptarse cuando hay un cambio en la rutina.

-         Tener reacciones poco habituales al olor, el gusto, el aspecto, el tacto o el sonido de las cosas.

-         Perder las destrezas que antes tenían (por ejemplo, dejar de decir palabras que antes usaban).

Diagnóstico

El diagnóstico de los TEA pueden ser difíciles de hacer debido a que no existen pruebas médicas, como un análisis de sangre, para diagnosticarlos.

Para llegar a un diagnóstico, los médicos observan el comportamiento y el desarrollo del niño.

A veces, los TEA pueden detectarse a los 18 meses de edad o incluso antes. A los 2 años de edad, el diagnóstico realizado por un profesional con experiencia puede considerarse muy confiable.1 Sin embargo, muchos niños no reciben un diagnóstico final hasta que son mucho más grandes. Este retraso significa que hay niños con TEA que podrían no obtener la ayuda temprana que necesitan.

Tratamiento

Actualmente, no existe una cura para los TEA. Sin embargo, las investigaciones muestran que los servicios de tratamiento de intervención temprana pueden mejorar el desarrollo de estos niños.Los servicios de intervención temprana ayudan a los niños desde el nacimiento hasta los 3 años (36 meses) de edad a aprender destrezas importantes. Estos servicios pueden incluir terapia para ayudar al niño a hablar, caminar e interactuar con los demás. Por lo tanto, es importante hablar con el médico de su hijo lo antes posible si piensa que su hijo tiene un TEA u otro problema del desarrollo.

Incluso si a su hijo no se le ha diagnosticado un TEA, podría reunir los requisitos para recibir servicios de tratamiento de intervención tempana. La Ley para la Educación para Personas con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés) establece que los niños menores de 3 años (36 meses) de edad que estén en riesgo de tener retrasos del desarrollo podrían reunir los requisitos para recibir servicios. Esos servicios se prestan mediante un sistema de intervención temprana en su estado. A través de ese sistema, puede solicitar una evaluación.

Además, el tratamiento de síntomas particulares, como la terapia del habla para los retrasos en el lenguaje, no requiere que espere hasta recibir un diagnóstico formal de TEA.

Causas y factores de riesgo

No se conocen todas las causas de los TEA. Sin embargo, hemos aprendido que, probablemente, existan muchas causas para múltiples tipos de TEA. Puede haber muchos factores distintos que hagan que un niño tenga más probabilidades de tener un TEA, incluidos factores ambientales, biológicos y genéticos.

¿A quiénes afecta?

Los TEA ocurren en todos los grupos raciales, étnicos y socioeconómicos, pero es 4.5 veces más frecuente en los niños que en las niñas.

Si tiene alguna inquietud

Si piensa que su hijo puede tener un TEA o que puede haber un problema en la forma en que juega, aprende, habla o actúa, comuníquese con el médico de su hijo y coméntele sus inquietudes.

Si usted o el médico siguen teniendo inquietudes, pídale al médico que lo remita a un especialista que pueda evaluar a su hijo en mayor profundidad. Los especialistas que pueden hacer una evaluación en mayor profundidad y llegar a un diagnóstico son los siguientes:

  • Pediatras del desarrollo:

Médicos que tienen una capacitación especial en el desarrollo de los niños y en los niños con necesidades especiales.

  • Neurólogos pediatras:

Médicos que tratan el cerebro, la columna vertebral y los nervios.

  • Psicólogos o psiquiatras infantiles:

Médicos que saben acerca de la mente humana

Las investigaciones muestran que los servicios de intervención temprana pueden mejorar considerablemente el desarrollo del niño.A fin de asegurarse de que su hijo alcance su máximo potencial, es muy importante obtener ayuda para los TEA lo más pronto posible.

 

4 diciembre 2017

El error de diagnosticarse por Internet | Hospital Delfos

El error de diagnosticarse por Internet

La fiabilidad de esos datos nunca se va a acercar a la que vamos a encontrar estando cara a cara con un facultativo

Internet es maravilloso. Sin duda uno de los más significativos avances de la historia del ser humano. La red global nos pone en la mano posibilidades que hace unas décadas ni siquiera éramos capaces de imaginar. Pero en nosotros queda ya convertir sus virtudes en facilidades o hacer un mal uso de ella.

Una de esas equivocaciones más importantes y frecuentes tiene que ver con la salud.

La secuencia es sencilla: sentimos un malestar o un dolor, vamos directamente al ordenador y buscamos a qué se puede deber. Un comportamiento lógico, muy humano, pero que puede salirnos muy caro si tomamos como ciencia algo que dista mucho de serlo o, sobre todo, si pretendemos que esa información que hemos encontrado en la red sea sustitutiva de la que nos puede dar un profesional médico.

Son muchos los motivos que hacen que sea un gran error buscar un diagnóstico de lo que nos pasa en una pantalla y no en una consulta médica.

 Aquí vamos a hablar de los errores más importantes.

En primer lugar, debemos tener siempre claro que cualquier cosa que encontremos por Internet serán casos que les han ocurrido a otros, no a nosotros. Las experiencias de los demás pueden servir para aproximarnos de alguna forma a la naturaleza de nuestra dolencia, pero la fiabilidad de esos datos nunca se va a acercar a la que vamos a encontrar estando cara a cara con un facultativo que nos va a preguntar directa y personalmente sobre nuestros síntomas, nuestro grado de dolor o de malestar, nuestras sensaciones personales. Él es quien va a saber interpretar perfectamente nuestra situación y quien va a poder darnos un diagnóstico y un posterior tratamiento personalizado.

Además, entrando en la web podemos encontrar muchas cosas, pero jamás vamos a poder beneficiarnos de algo tan imprescindible como la exploración física. Cuando sentimos un dolor en el cuerpo o cualquier otro síntoma, es de mayor utilidad que un médico nos explore durante unos minutos que todo el conjunto de artículos y de testimonios que podamos encontrar online.

También hay una obviedad que muchas veces estamos perdiendo de vista, y es que en internet siempre van a ser mayoría los casos graves. Si por ejemplo nos hemos despertado con un dolor en el pecho y buscamos información sobre ello, vamos a encontrar decenas de personas hablando de posibles problemas respiratorios, fracturas costales, de neumotórax… porque ésos son los diagnósticos que destacan y en los que podemos cometer el error de centrar nuestra atención. La realidad es que muy probablemente sea sólo consecuencia de algo tan normal como una mala postura al dormir, pero eso apenas ocupa páginas en ninguna web.

Por tanto, seamos inteligentes. Es indudable el poder de lo inmediato, pero no caigamos en el error de quedarnos sólo con eso y de darle a cualquier cosa que encontremos por internet el valor de un diagnóstico médico personalizado.