Archivo de la etiqueta: hospitalización

30 noviembre 2017

El Ictus | Hospital Delfos

Diseño Ictus BlogDe entre todas las causas de discapacidad, el famoso ictus es una de las más frecuentes. No en vano lidera la lista de motivos de mortalidad femenina y también es de los más repetidos en el caso de los hombres, algo que llega a ser comprensible si nos apuntamos este dato: en España se sufre un ictus cada seis minutos.

 ¿Sabemos en qué consiste el ictus?

El ictus es una afección cerebral que se produce en las paredes de las arterias que se comunican con el cerebro y sus zonas próximas, como el tronco del cerebro o el cerebelo. Generalmente ha sido siempre relacionado con personas longevas, pero en los últimos tiempos se están encontrando cada vez más casos en jóvenes, con lo que el rango de edad es hoy por hoy muy amplio.

A grandes rasgos, podemos establecer una clasificación en la que destacan dos tipos de ictus: los isquémicos y los hemorrágicos.

Los ictus isquémicos son los que se dan en la inmensa mayoría de los casos (entre ocho y nueve de cada diez episodios de ictus), y se originan cuando una arteria sufre oclusión por un trombo, causando un déficit de circulación hacia los tejidos y generando un área cerebral de isquemia. Falla la función del tejido cerebral, y si el problema no es tratado a tiempo puede derivar en infarto cerebral con sus consiguientes daños irreversibles.

Cuando hablamos de ictus hemorrágicos, las causas apuntan normalmente a una hipertensión mal vigilada o a un aneurisma, que es la dilatación de las paredes de una vena o una arteria. Son casos de mayor gravedad, por lo que la reacción y el tratamiento han de ser inmediatos.

En el caso de los ictus isquémicos el tratamiento consiste en intentar disolver el coágulo y restablecer la circulación para que las secuelas sean las mínimas posibles, pero se tiene que hacer dentro de un tiempo determinado, sino, ya no es eficaz; por eso decimos que “TIEMPO ES CEREBRO”. Los síntomas son muy evidentes: el más visible es un descenso repentino de la fuerza de la mitad de nuestro cuerpo (dificultad para levantar un brazo, parálisis en un lado de la cara…) pero también puede darse dificultad para elaborar, pronunciar o comprender frases.

En todo caso, conviene recordar que los síntomas dependen de cada caso y de cada persona, así que no tienen por qué darse todos estos síntomas para poder hablar de un problema de ictus. Con encontrar en alguien (o en nosotros mismos) uno sólo de estos signos, deberemos reclamar cuanto antes atención médica para evitar consecuencias irreversibles.

23 agosto 2017
hospitalizacion delfos

Los días de permiso laboral por ingreso de un familiar

Nunca es una alegría para una persona tener que ser ingresada en un centro clínico u hospitalario, eso está claro. Como también es seguro que una de las cosas que más reconfortan al paciente es el hecho de tener a sus seres queridos cerca, acompañándole y haciendo más llevaderos esos momentos tan desagradables.

Sigue leyendo