Archivo de la etiqueta: revision

4 diciembre 2017

El error de diagnosticarse por Internet | Hospital Delfos

El error de diagnosticarse por Internet

La fiabilidad de esos datos nunca se va a acercar a la que vamos a encontrar estando cara a cara con un facultativo

Internet es maravilloso. Sin duda uno de los más significativos avances de la historia del ser humano. La red global nos pone en la mano posibilidades que hace unas décadas ni siquiera éramos capaces de imaginar. Pero en nosotros queda ya convertir sus virtudes en facilidades o hacer un mal uso de ella.

Una de esas equivocaciones más importantes y frecuentes tiene que ver con la salud.

La secuencia es sencilla: sentimos un malestar o un dolor, vamos directamente al ordenador y buscamos a qué se puede deber. Un comportamiento lógico, muy humano, pero que puede salirnos muy caro si tomamos como ciencia algo que dista mucho de serlo o, sobre todo, si pretendemos que esa información que hemos encontrado en la red sea sustitutiva de la que nos puede dar un profesional médico.

Son muchos los motivos que hacen que sea un gran error buscar un diagnóstico de lo que nos pasa en una pantalla y no en una consulta médica.

 Aquí vamos a hablar de los errores más importantes.

En primer lugar, debemos tener siempre claro que cualquier cosa que encontremos por Internet serán casos que les han ocurrido a otros, no a nosotros. Las experiencias de los demás pueden servir para aproximarnos de alguna forma a la naturaleza de nuestra dolencia, pero la fiabilidad de esos datos nunca se va a acercar a la que vamos a encontrar estando cara a cara con un facultativo que nos va a preguntar directa y personalmente sobre nuestros síntomas, nuestro grado de dolor o de malestar, nuestras sensaciones personales. Él es quien va a saber interpretar perfectamente nuestra situación y quien va a poder darnos un diagnóstico y un posterior tratamiento personalizado.

Además, entrando en la web podemos encontrar muchas cosas, pero jamás vamos a poder beneficiarnos de algo tan imprescindible como la exploración física. Cuando sentimos un dolor en el cuerpo o cualquier otro síntoma, es de mayor utilidad que un médico nos explore durante unos minutos que todo el conjunto de artículos y de testimonios que podamos encontrar online.

También hay una obviedad que muchas veces estamos perdiendo de vista, y es que en internet siempre van a ser mayoría los casos graves. Si por ejemplo nos hemos despertado con un dolor en el pecho y buscamos información sobre ello, vamos a encontrar decenas de personas hablando de posibles problemas respiratorios, fracturas costales, de neumotórax… porque ésos son los diagnósticos que destacan y en los que podemos cometer el error de centrar nuestra atención. La realidad es que muy probablemente sea sólo consecuencia de algo tan normal como una mala postura al dormir, pero eso apenas ocupa páginas en ninguna web.

Por tanto, seamos inteligentes. Es indudable el poder de lo inmediato, pero no caigamos en el error de quedarnos sólo con eso y de darle a cualquier cosa que encontremos por internet el valor de un diagnóstico médico personalizado.